Residuos

Introducción

La mejora de la calidad de vida de las personas, produce dos efectos muy negativos para nuestro medio ambiente:

Contínua generación de desecho

Lo que trae consigo un aumento considerable del volumen de residuos. Cada español genera más o menos 1 kilo de basura al día, aunque en otros países llega a ser de hasta 4 o 5 Kg.. A parte de lo que tiramos en casa, hay que añadir los residuos que producen la agricultura, la ganadera, la industria…

Agotamiento a corto, medio o largo plazo de determinadas materias primas

Como consecuencia de la explotación intensiva de los recursos naturales. Todo lo que utilizamos a diario, como periódicos, botes de cristal, latas, bolsas, botellas,… se fabrican con materiales que están en la Tierra. El cartón y el papel se obtienen de la celulosa, que procede principalmente de la madera de algunos árboles, empleando mucha agua en su fabricación; las latas y objetos metálicos son el resultado de la transformación de metales que obtenemos de las minas; los plásticos de fabrican con petróleo que extraemos de la Tierra. Tenemos que hacernos a la idea que la Tierra tiene una cantidad limitada de estos recursos.

Evitar estos efectos

Sólo es posible con una adecuada gestión del proceso de industrialización, desde la elaboración del producto hasta su eliminación como desecho, es decir, mediante la reducción, reciclaje y reutilización de todos aquellos materiales que lo permitan. Con ello podremos evitar por una parte la destrucción de nuestro medio ambiente y por otro lado, estaremos favoreciendo su desarrollo adecuado, lo cual repercutirá favorablemente en nuestra calidad de vida presente y futura.

En esos procesos es fundamental la colaboración de todos nosotros como integrante de la sociedad en las que no ha tocado vivir, colaboración que será más efectiva si además estamos informado de lo que podemos hacer. Por ello, en las siguientes páginas, podrás informarte de todo lo concerniente al tema de los residuos sólidos urbanos (RSU).

TRANS. R.S.U.

Clasificación

Considerando los distintos orígenes de generación dentro del núcleo urbano, los residuos se clasifican en:

Residuos domiciliarios

Procedentes de las distintas actividades de la vida en comunidad. Se presentan en dimensiones manejables y generalmente en recipientes más o menos normalizados (bolsa, contenedores, etc.) previstos al efecto; son los que más se asocian con la idea generalizada de residuo sólido urbano (en ellos se centrará básicamente este trabajo). Aunque son de naturaleza muy diversa, los podemos agrupar en:

Son todos los desechos de origen animal y vegetal, como: desperdicios de comida (fruta, verdura, carne, pollo. pescado, huesos, cascarones de huevo…), flores, plumas de aves,…

También denominados inertes; hace referencia a todos los materiales de la basura que no tienen origen animal ni vegetal, como: metales, plásticos, vidrios,…

Residuos industriales

Son materiales sólidos, líquidos, gaseosos o pastosos, que tras un proceso de producción, transformación, utilización o consumo, su productor lo destina al abandono. Su composición es muy variada, de manera genérica lo podemos clasificar en dos grupos: inertes y peligrosos.

Residuos sanitarios

Se entiende por residuos sanitarios u hospitalarios, los generados en cualquier establecimiento o servicio en el que se desarrollan actividades de atención a la salud pública. Si deseas obtener información sobre los distintos tipo de residuos, sólo debes ver la ventana que hay un poco más abajo.

Se pueden distinguir tres tipos:

  • Residuos asimilables a urbano, son aquellos que por sus características pueden eliminarse con los mismos sistemas que los RSU.
  • Residuos Clínicos, son los que se generan como resultado de las actividades clínicas: radiografías, análisis, operaciones….
  • Residuos tóxicos, son perjudiciales para la salud, por ello necesitan de un tratamiento especial.

Composición

Como ya se ha indicado en el apartado anterior, la basura está formada por dos grupos de desechos: inertes y orgánicos. Casi la mitad de la basura está constituida por materiales no fermentables llamados INERTES, la mayor parte de los cuales son envases o embalajes. Dentro de los materiales inertes encontramos: papel/cartón, plásticos, vidrios, textiles, chatarra y otros (materiales tóxicos derivados de productos de limpieza, pilas, etc.). Gran parte de estos materiales se pueden reciclar y recuperar, volviendo después a incluirse en la cadena productiva y de consumo, ahorrando energía y materias primas, además de contribuir a la calidad ambiental. El resto de los materiales son la MATERIA ORGÁNICA que también se puede recuperar para devolvérsela a la tierra como abono y ayudando a mantener el nivel de fertilidad de la misma. El siguiente gráfico nos ayudará a conocer la composición de nuestras basuras.

Gestión de RSU

La gestión de los residuos es el conjunto de medidas encaminadas a dar el destino mas adecuado y acorde a sus características, desde el punto de vista de la protección de la salud humana, los recursos naturales y el medio ambiente.El objetivo fundamental debe ser la prevención en la generación de residuos, la reutilización y el reciclaje, y, en última estancia, la eliminación.

Como puedes observar en el gráfico, la gestión de los residuos comprende básicamente tres acciones:

  • Recogida : en bolsas y contenedores específicos.
  • Transporte desde los lugares de producción hasta los lugares de tratamiento, pasando por unos puntos intermedios (planta de transferencia y clasificación)
  • Tratamiento y eliminación : que es el conjunto de operaciones destinadas a la recuperación y aprovechamiento de los recursos contenidos en los residuos o a la eliminación.

El siguiente esquema, te ayudará a entender los distintos pasos a seguir para conseguir una adecuada gestión de los residuos sólidos.

Recogida Selectiva

La recogida selectiva consiste básicamente en agrupar y clasificar los residuos de acuerdo con sus características y propiedades, con el fin de facilitar posteriormente su tratamiento. Se basa en que somos los propios ciudadanos los que realizamos la selección de los productos recuperables, colocándolos en recipientes independientes. Las ventaja de una correcta recogida selectiva son:

  • Acerca y hace comprensible al ciudadano el gran problema que constituye los residuos.
  • Permite ahorrar una considerable cantidad de materias primas y energía.
  • Disminuye el volumen de residuos a tratar o eliminar.
  • Disminuye el impacto medioambiental, los costes de tratamiento basuras,…

Hemos de tener por tanto claro, que la colaboración ciudadana es un requisito fundamental en el proceso de recogida selectiva; esta colaboración se limita a separar los componentes de la basura de casa, en distintos recipientes, para posteriormente depositarlos en los contenedores que los Ayuntamientos tienen situados en distintos puntos fijos de recogida.

Antes de terminar con este apartado, debes recordar y tener en cuenta:

  • Los materiales que eches en el contenedor deben ser “puro”; esto quiere decir que en el contenedor de cristal por ejemplo, solo debes echar la botella y no el tapón, ya que este es de otro material. Otro ejemplo puede ser el de los cuadernos, al echarlos en el contenedor debes quitarles el gusanillo de alambre o de cualquier otro material que tuviese.
  • Con una adecuada separación selectiva estamos contribuyendo a facilitar la recuperación de los materiales, evitando el agotamiento de los recursos naturales y colaborando en la mejora de nuestro medio ambiente.

¿Cómo actuar? , la regla de las tres R.

Probablemente ya hayas escuchado o leído en algún sitio lo de la regla de las tres R, si bien no tienes una idea concreta de lo que se trata. Seguidamente vamos a tratar de explicártelo. Las tres R hacen referencia a tres conceptos que deben marcar en todo momento tu forma de actuar en relación con los residuos. Estos conceptos son: reciclar, reutilizas y reducir. Veamos cada uno de ellos.

Reciclar

Este concepto ya ha sido tratado en el apartado Tratamiento-Reciclaje, por lo que no vamos a incidir de nuevo en los mismos. Simplemente recordar que reciclar consiste en volver a utilizar materiales que fueron desechados, y que aún son aptos para elaborar otros productos o refabricar los mismos. Para que el reciclaje pueda llevarse a cabo, es importantísimo que realices una adecuada recogida selectiva (tienes un apartado en el índice con este mismo nombre).

Reutilizar

Consiste en no eliminar aquello que ya se considera “inservible”, pues todavía puede tener una utilización posterior. Hay objetos que tienen usos alternativos una vez que han sido utilizados: los botes de cristal, las latas de bebidas, las bolsas de plásticos,…. Si te paras a pensar, puedes evitar que acaben en el vertedero volviéndolas a utilizar tú mismo o dándosela a alguien que pueda hacerlo. Te proponemos algunas ideas:

  • Los botes de cristal, pueden servirte para almacenar algunos productos, con ello estarás ahorrando el empleo de bolsas de plástico.
  • Utiliza las bolsas de las tiendas y supermercados como bolsas de basuras.
  • Entrega los medicamentos que no se usan en tu casa en la farmacia, para que pueden ser utilizado por otras personas más necesitadas.
  • Lo mismo ocurre con la ropa usada; si la entregas a instituciones benéficas, podrán ser utilizadas por otra personas.

Reducir

Consiste en minimizar la producción de residuos, adoptando hábitos de “no despilfarro”, incrementando el uso de envases retornables, disminuyendo la utilización de plásticos… Te proponemos las siguientes ideas:

  • Evita los productos de usar y tirar: no uses papel de cocina o servilletas de papel para cualquier cosa; preferiblemente, emplea trapos para limpiar y secarte las manos y la vajilla. No utilices los platos, vasos y cubiertos de plásticos, aunque en ocasiones puedan resultarte más práctico.
  • Evita el consumo de pila en pequeños aparatos electrónicos que puedan conectarse a la red eléctrica o que funcionen con energía solar. En caso de utilizar pilas, es mejor comprar pilas recargables; al principio estas pilas son más caras, pero pronto ahorrarás dinero porque no tendrás que volver a comprar pilas en mucho tiempo.
  • Compra productos a granel o en presentación grande o familia. Por ejemplo, en lugar de comprarte 4 latas de refresco, mejor te compras una botellas de 1 litro, con ello estarás ahorrando tres envases.
  • Procura comprar solo productos en envases retornables.
  • Aprovecha los folios y los cuadernos al escribir.

Scroll Up